agosto 05, 2014

MÉXICO: No te acostumbres.

Algo tienes México, que encantas a tantos* (*Por lo general a extranjeros). Inolvidable, pintoresco, mágico y único. Personalmente aún no te conozco todo, pero me encantaría.

Pienso que mi ciudad natal, Navojoa, es un reflejo de lo bueno y lo malo de este país. Hay desde zonas "bien" hasta zonas "mal"... muy mal. Es una ciudad de aproximadamente 100mil habitantes que quiere despuntar, como México, pero algo le falta ¿Qué será? me pregunto.

¿Son las familias de dinero las culpables? Creo que no, ellos dan empleos a pesar de todo. O a caso si tuviéramos, los simples mortales, empresas millonarias ¿lo regalaríamos casi todo solo por ser buena gente? Obvio no, uno trabaja para tener más calidad de vida, no por los demás...

¿Es la clase media la culpable del estancamiento? Supongo que no, por lo menos en su mayor parte no.

¿Son los de menos recursos entonces los culpables? Este... pues... No sé. Creo que tampoco del todo. Pero hay bastante qué hacer. Como por ejemplo exigir (y no dinero del gobierno).

Pero ¿Exigir qué?

A este punto creo que no basta con exigir en cuestiones políticas, que es lo que más rápido nos viene a la mente. ¿Por qué no exigirnos a nosotros mismos y a nuestros más cercanos? Mmmm... esto ya no está gustando. Pero no hay de otra que empezar por uno mismo. Por ejemplo.

¿Cómo te pones a exigir mejor sistema de salud, si te la pasas comiendo hot dogs o taquitos con cocacola todos los días? Es obvio que a la larga ocasiona obesidad mórbida, diabetes, mal nutrición y un largo etc. de derivados.

¿Por qué cuando reclamamos que pavimenten nuestras calles con nuestros impuestos (y sí que es con nuestro dinero) no reclamamos así a los vecinos que las cuiden cuando al fin nos hacen caso? A penas habilitan calles y vialidades y a las semanas los cholos que todos conocemos ya las rayaron, les robaron el cableado subterráneo al alumbrado eléctrico y la gente que vive sobre esa nueva calle las llena de basura y escombros. Qué manera de vivir...

Luego, ¿Por qué peleamos a la televisión y en facebook que los políticos son unas ratas paradas, buenos para nada? Pero no tenemos por costumbre la puntualidad, sobornamos a los tránsitos y todo mundo, hasta el más mequetrefe, tiene un conocido en sabe cuál dependencia gubernamental que le hace los paros en todo.

Podríamos seguir... pero tengo otros negocios.

En conclusión mirémonos en el espejo, exijamos más a nosotros mismos primero. Ser competente en algo, tener mejor ortografía, tener presentación ¡etcétera! No tenemos porqué acostumbrarnos a vivir en el tercer mundo o a esperar la hora en que a algún payaso político se le ocurra aventarnos con despensas del Soriana** y quedar bien con sus votantes.

No hay comentarios: