febrero 25, 2012

Excusas: nunca faltan.

Si no te había querido encontrar es porque quise cometer mis peores errores antes de conocerte.

Si no te he querido buscar es porque necesitaba encontrarme primero.

Y si no te había querido hallar, aún sabiéndote, es porque quería que tú también me encontraras.

Diciembre 23, 2011.