marzo 16, 2011

Reflexión de un aridoamericano

Despierta Aridoamérica! Abre tu mente al siglo XXI, al futuro.

Reflexionemos sobre nuestra historia y las decisiones que antes tomaron nuestros ancestros. Pensemos en que sus elecciones fueron las mejores en aquellos años y sobre de eso, darnos cuenta que es tiempo de tomar de nuevo decisiones como la generación marcada por el milenio. Démosle esperanza a los que vendrán a esta tierra.

Han terminado los tiempos en los que hacía falta un mesías, un líder supremo, para llevar a una nación a la gloria. Ahora es el tiempo en que cada uno de nosotros es un líder valioso, dueño de su destino. Y si cada uno toma a su líder interno podemos entonces visualizar una mejor vida.

Cuando nuestros antecesores se toparon con estas áridas tierras no pensaron en limitaciones, mucho menos en dejarlas: pensaron en retos y forjaron lo que hoy somos. Ese no es el panorama actual, ello es la violencia, la frustración económica de la fuerza emprendedora y la incertidumbre social.

Es por eso que es momento de pensar en nuevos retos y apelar a esa energía domadora que tenemos por dentro. Seamos dueños de nuestro propio destino otra vez!

Reconquistemos nuestros desiertos, valles y montañas pero ahora con nuestro espíritu.