enero 31, 2010

¿Cuándo el Poco a Poco se volvió Mucho a Mucho?

Desde que el ser humano se levantó en dos pies su vida cambió radicalmente, todo en cadena. Y con eso cambió a su vez el medio que exploró y pobló. Pero en un algún momento de poblarlo pasó a destruirlo. Ahora la Madre Naturaleza se está cobrando dejándose morir ella misma y arrastrándo a su especie predilecta.
Generaciones pasadas empezaron a presenciar cómo los adelantos propios de la raza humana se llevaron lejos los pulmones que mantenían vivo el planeta de forma sana y normal como desde hace 4600 años de que se formó la Tierra. A otros les tocó nacer en esto. De estos unos se sensiblizaron y otros al desconocer su entorno en forma natural les resultó igual si volvían o no. Caras de nostalgia y de indiferencia han visto cómo esos cambios en el entorno se evidenciaron a grandes escalas, a tal grado de ensordecer con actos auto-destructivos del medio ambiente.
Pero, lo auto-destructivo no es desición tomada por la Naturaleza. Los humanos la han orillado a hacerlo tan drástico. Desde las entrañas la Madre Tierra ha gritado su enojo y súplica...aún así no logra captar la suficiente atención y se queda sentada como niña llorando viendo cómo los que dirigen la civilización toman las acciones de salvamiento de ella como juegos niños exploradores, boy scouts y ecologistas.

Las venas vitales se su vida se están tapando impidiendo la renovación y el resurgimiento de la vida como el ciclo que és. Los patos, gaviotas y pingüinos ya no nadan en mares, ya no les llueve agua o les neva. Ahora se bañan en petróleo. Sus depredadores han dejado de ser los comunes y el Hombre del siglo XXI está en el primer lugar.


Poco a Poco con el avance tecnológico, la máquina de vapor, el tren, los medios de tranporte impulsados por motores de combustión interna y mas, empezarón a teñir cielos azules de bellas ciudades como Nueva York o Londres en tonos grisáceos, pero en aquél entonces era mínimo y el planeta tenía las fuerzas suficientes para regenerar la atmósfera y la corteza.
Durante el siglo XX hizo falta el tiempo, el número de unidades de cualquier tipo de tecnología y sobre todo la población mundial creció tan aceleradamente en algunas regiones, que hoy, los chinos ya no caben en su país y piden y piden alimento limitando a otros de él y exprimiendo fuertemente la tierra para producir. O un Ciudad de México que cada día se compacta más, que pide más oxígeno pero que regresa humo y pestilencia.

Los beneficiados económicamente se verían afectados si se intentara detener este arrasamiento amenazando con desertificar al África o con convertir en una sabana al Amazonas, uno de los principales pulmones planetarios.

Tal vez no será necesario que otro meteorito se impacte sobre el planeta para acabar otra vez con la vida. Es cuestión de que el dedo índice de un desquisiado psicópata oprima el botón de Enter para que se nublen los cielos y que se respire por última vez. O quizas el lento asesinato derribe del cielo las alas de las aves, pode la vegetación para hacer un exótico y austero gran jardín, que inhabilite el andar y el natural asecho de los mamíferos, que tiña el azul marino en negro o rojo...de cualquier color, menos del que debe ser.

¿Qué será cuando ya no haya marcha atrás? Cuando ya no haya más semillas que sembrar, animales que sustenten el equilibrio, árboles que nos cubran del radiante sol, ríos claros de los que beber.

La Madre Tierra ya no recita poemas románticos y celestiales. Su visión es hoy oscura y gótica:
"Cambiaste:

Garra por mano
Guerra por vida
Demencia por trascendendia
Ascendecia por descendencia
A tú más yo por ti menos yo.

Por tu siempre insatisfecha hambre"
¿Cuándo el Poco a Poco se volvió Mucho a Mucho?
Respuesta: Cuando la lluvia dejó de mojar y comenzó a quemar, cuando el Sol dejó de calentar y comenzó arder nuestra piel, cuando los pulmones dejaron de respirar oxígeno y aspiraron CO2...Cuando los pingüinos de la Patagonia no sintieron el sabor salado típico del mar porque los hielos perpetuos de la Antártida se derretían.

El Ser Humano seguirá caminando, aunque quizás tropiece con sus propios obstáculos, con piedras en el camino puestas por él.

enero 26, 2010

Yo te aburro

Aburricón o aburrimiento. Raíz de muchas y variadas acciones en la vida del ser humano: del aburrimiento surgen buenas ideas, reflexiones, visiones, y en otras ocasiones, enfado, hastío, monotonía, apatía y vicios que destruyen el alma, la conducta y la capacidad de observar el mundo empañado por el aburrimiento. Pero sobre todo, lo que más causa es el bostezo.

Por sus variadas consecuencias, es subjetivo decir que el aburrimiento es malo o bueno, aunque generalmente suele ser visto como malo, como pérdida de tiempo. Por estar aburridos engordamos (viendo televisión o en la internet), por estar aburridos hacemos hijos demás, contribuyendo a la explosión demográfica, por estar aburridos usamos a otras personas, peleamos...pero por seguir aburriéndonos, escribimos versos, hacemos música, un descrubrimiento interesante; sino nos aburrimos nunca hablaríamos con nosotros mismos y sino hablamos con nosotros, nos volvemos autómaticos (que al final nos lleva a aburrinos de la rutina).


Depende de cada uno cómo maneja su aburrimiento y de sacar provecho de esos instantes que son sólo de nosotros ¿quién leerá nuestros pensamientos?




…No hay fuego que arda los talones ni frío que cale los huesos...


Por estar aburrido escribí esto, y una buena amiga por estar aún más aburrida me dijo que escribiera esto. Y por esa idea gracias :)

enero 15, 2010

Siluetas



Dorados atardeceres en equinocio, pasto seco, sol claro, viento y más viento.
[Árboles de eucalipto de la unidad deportiva de Navojoa, Sonora, México]

enero 08, 2010

Solitario



Segundos de calma en el viento que se quedaron congelados en la mente, de esos cuando el ojo humano no alcanza a digerir tanta belleza y busca respuesta hallando sólo asombro maravillado.

[Creel, Chihuahua, México: Mexicanos consuman turismo nacional. México es la unión de distintos países, pueblos...por eso somos ricos, todos, chilangos, norteños, sureños, yucatecos, etcétera.]